viernes, marzo 31, 2006

Arcoiris de Esperanza

La vida la construimos desde dentro, la magia viene desde lo más profundo y esta nos permite teñir del color del arcoiris cualquier circunstancia de vida. Todo se va sucediendo debajo de ese escenario y nada puede salir fuera de èl. Todo fluye bajo la misma paleta, bajo los mismos tonos pastel con que miramos la vida en un momento dado. Lo bueno, lo armònico, genera màs de lo mismo. Todo me parece maravilloso, no hay nada que me pueda sacar de mi centro, no hay fuerza que me descoloque cuando estoy conectada con lo profundo, con el ser interno que me guìa y me enseña los caminos maravillosos que me esperan para ser recorridos. Todo està hoy, aquì y ahora ante mis ojos. Lo que venga, es màs de lo mismo. La escencia es una sola. Vivo desde el desafìo de ganarle a la vida, de tomar cada problema como una gran posibilidad de aprendizaje. La felicidad que siento hoy necesariamente està construida desde la paz y armonìa conmigo misma y con el mundo. La generosidad y la bondad son las grandes herramientas de construcciòn de este paradigma. El contacto amable con quienes me rodean, hace que los otros me den amor por montones. Desde el señor del paradero hasta la nana que te lleva el desayuno. Todos quieren regalarnos amor. El punto està en cuan abiertos estamos para ver y recibir ese cariño. La vida es bella y vale la pena jugársela por ella. Lo demàs es caer en la víctima que se lamenta y no sale del círculo vicioso en el cual se encuentra. Ganémosle a la vida y no lloremos por lo que nos toca vivir o por lo que no tenemos. Despùes del dolor viene la gran enseñanza y el gran regalo. No te quedes en el dolor, ya que este se transforma en sufrimiento, aprende de este y serà el gran maestro que te permite evolucionar hacia una conciencia màs abarcativa y con matices nunca antes vividos. Estoy feliz y muy agradecida de la vida y de Dios. Querìa compartir esto con la gente que le gusta desnudar el alma. Al final, a todos nos pasan màs o menos las mismas cosas, solo que algunos podemos convertirla en una paleta multicolor y otros se quedan en el gris, esperando que un tercero prenda la tele.

4 comentarios:

Olie dijo...

Bien dicho...
Ante la vida hay que plantarse con fuerza y con amor.
Ello no va a impedir ni el dolor ni los días malos y tristes, pero sí constituirá la fuerza para levantarse otra vez, con optimismo.
Resciliencia.
Un abrazo y éxito en tus planes futuros.
Olie
4-4-2006

Raúl Herrera L. dijo...

Muy bello, gracias por esto

Mauricio Rebolledo dijo...

Contarse historias de victima ayuda a quedarse pegado para siempre en el dolor...a veces tememos mas a la felicidad.
Buena reflexion, a ver si suelto y no me acalambro el alma.

Anónimo dijo...

Amiga preciosa...
No sabes la alegría que me da leer tus textos. Todos están tan llenos de... bueno, tu sabes... sabiduría, experiencia, madurez,sencillez y tantas otras virtudes...
Se hace camino al andar...
Gracias por el regalo de tenerte...
Un abrazo gigante
Pao