jueves, agosto 03, 2006

LA LEY DE LA VIDA

Mi hijita se fue a Barcelona. Que rico lo que va a vivir. La voy a echar mucho de menos. Es mi única hija mujer y con la cual se da un lenguaje diferente, de mujer a mujer. Mi hija es un ser maravilloso. Un maestro en la vida de quienes nos ha tocado compartir con ella. Es bonita por dentro y por fuera. Esta será una gran experiencia para ella y su futuro. Es primera vez que vuela del nido por tanto tiempo. Se encontrará consigo misma y probará toda su sabiduría para pararse en el viejo mundo como Dios manda.
Mi niña linda, que sea una linda experiencia de vida y que todo lo que aprendas por allá sea de provecho para tu desarrollo y evolución personal.
Para los que nos quedamos ha sido grande el vacío que se siente en la casa. La Tita es una mujer potente, que donde va ocupa un gran espacio personal. Se hace sentir su presencia ya que es un ser muy contundente. Es sabia de verdad, le fluyen los conocimientos de todo tipo. Es de procesos heavy, y puede lograr renacer como el ave fenix, luego de las crisis. Se ha reinventado de una manera màgica, en este último tiempo. Nos dejó plasmado en la casa su encanto y su gran generosidad para con su familia. La echaremos mucho de menos, pero tengo la convicción que este viaje será trascendente en su vida. Los hijos tiene que volar y si no es así, la frustración de los padres es muy grande. Ella tiene unas alas inmensas y cuando las despliega, me siento orgullosa de ser su madre.
Como Mamá he tenido que aprender a practicar el desapego y me tiene muy orgullosa de mì misma el poder soltar a los hijos y que enfrenten sus propios destinos. Con la seguridad de que sus padres los apoyan desde lejos. A una distancia prudente como para no asfixiarlos. Pero no tanta como para se sientan abandonados. Ellos saben que estamos detrás, pero también saben que tiene que arreglárselas solos si quieren ser alguien en esta vida.

1 comentario:

Raúl Herrera L. dijo...

Gran paso, mucho ánimo para ti y para Tita